martes, 10 de abril de 2018

DISTRACCIONES DEL EGO PARA QUE NO PRACTIQUES EL PERDÓN DE UCDM



LAS DISTRACCIONES DEL EGO PARA QUE NO PRACTIQUES EL PERDÓN DE UCDM

Cuando llegó el momento en mi vida, en el cual, decidí ser feliz en lugar de tener razón, decidí ser y estar en paz y practicar el perdón de Un Curso De Milagros, pues entendí que era el camino para lograr la felicidad de verdad, comencé a practicar el “perdón”. Tras varios años de estudio de ucdm y su práctica. Fui descubriendo en mí que el proceso no avanzaba al ritmo que yo quería o esperaba. Entonces me fui dando cuenta, que a pesar de mi decisión de cambio, de ser feliz y estar en paz, mi ego me saboteaba para así poder seguir existiendo en mí e irremediablemente seguir atado al miedo y la culpa. Fui descubriendo en mí una serie de distracciones, engaños o jugadas del ego para alejarme de la práctica del perdón. Y Esto es lo que hoy quiero compartir con vosotros por si a alguien le es de ayuda.
Distracciones del ego:

Sentirte solo: fue la primera resistencia con la que me tope, sentirme solo, raro, incomprendido etc. Nada de esto es real y sólo decirte que nunca estas sólo, somos muchos, cada día más y aunque estés en un lugar apartado y físicamente parezca ser así. Estamos en la red, estamos en tu mente, en tu corazón, el Espíritu Santo siempre está contigo Él te guía. Y abajo está mi email por si necesitas.

La Dificultad de comprensión: la creencia de que el estilo de comunicación y expresión de UCDM sea difícil de comprender. El ego quiere hacerte creer esto para que así desistas, para que te digas esto no es para mí, y sigas pensando y viendo las cosas como siempre. Me fui dando cuenta que si dejaba de lado estos pensamientos y me centraba en la lectura todo lo iba viendo cada vez de manera más sencilla y comprensible.

Atención en la aplicación del perdón: Tomada la decisión de perdonar, me fui dando cuenta que muchas veces ni si quiera era consciente de los pensamientos que albergo a los cuales me gustaría aplicar el perdón y que mi atención se iba, me distraía con cualquier cosa que fuera antes que a la posibilidad de perdonar. Si has decidido perdonar, pon atención a tus pensamientos, enfócate en hacerte conscientes de ellos y aumentar tu capacidad de atención. Pues solo la práctica hace al maestro, solo la práctica trae la paz.

 Resistencias en la aplicación: después de todo esto fui viendo como al aumentar la atención uno se da cuenta de la propia necesidad de aplicar UCDM y comenzaron a aparecer las resistencias internas a perdonar. Reconocía algún pensamiento que requería perdón pero de diferentes formas mi ego se las ingeniaba para evitar hacerlo, ya fuera del modo: “ después de lo que  ha hecho voy a decir que es inocente” o de cualquier otro, la cuestión era que a pesar de verlo no quería, pensaba que estaba perdonando al otro simplemente, para superar estas resistencias empecé a recordarme a mí mismo que dar y recibir es lo mismo, que la práctica del perdón siempre me beneficia a mí mismo y que si no lo hacía me perdía la posibilidad de experimentar la paz que aporta, la cual era mi objetivo

Errores de concepto: Este es el más difícil de detectar de los engaños del Ego. Cuando hemos superado la atención y nos hemos deshecho de las resistencias, llega éste que es hacernos creer que estamos aplicando el perdón para estar en paz y en realidad lo que hacemos no es perdonar sino perpetuar el ciclo de miedo e infelicidad. Cuando perdonamos al otro dando realidad al suceso, cuando perdonamos al otro reconociendo que ha hecho algo mal estamos haciendo algo que en realidad no es perdonar, es seguir perpetuando el miedo y la desdicha. El verdadero perdón de Un Curso De Milagros perdona lo que en realidad el otro no ha hecho, reconoce la inocencia pura y no tiene juicio, por lo que nadie puede hacer nada que tu creas real ni mucho menos hacerlo mal.

Espero que os haya servido de algo. Y os animo a que sigáis practicando el perdón, pues es lo que trae la paz y vuestra paz es la mía y viceversa.

Que la paz sea contigo hermano, pues eres uno conmigo

Haremos videos, talleres, encuentros y grupos presenciales y online para ayudarnos mutuamente a deshacer estos engaños del ego que nos impiden estar en paz.

También tenemos el curso el camino del perdón donde profundizaremos en los pasos del camino del perdón, identificando claramente cada uno y poniendo los en practica.

viernes, 2 de febrero de 2018

Esto no tiene por qué ser así

Esto no tiene por qué ser así



…He dicho que no puedes cambiar de mentalidad modificando tu conducta, mas he dicho también, y en muchas ocasiones, que puedes cambiar de mentalidad. Cuando tu estado de ánimo te diga que has elegido equivocadamente, y esto es así siempre que no te sientes contento, reconoce entonces que ello no tiene por qué ser así.
…Cuando te sientas triste, reconoce que eso no tiene por qué ser así. Las depresiones proceden de una sensación de que careces de algo que deseas y no tienes. Recuerda que no careces de nada, excepto si así lo decides, y decide entonces de otra manera.
Cuando sientas ansiedad, date cuenta de que la ansiedad procede de los caprichos del ego. Reconoce que eso no tiene por qué ser así. Puedes estar tan alerta contra los dictados del ego como en su favor.
Cuando te sientas culpable, recuerda que el ego ciertamente ha violado las leyes de Dios, pero tú no. Los “pecados” del ego déjamelos a mí. Ése es el propósito de la Expiación. Pero hasta que no cambies de parecer con respecto a aquellos a quienes tu ego ha herido, La Expiación no podrá liberarte. Si te sigues sintiendo culpable es porque tu ego sigue al mando, ya que sólo el ego puede experimentar culpabilidad. Eso no tiene por qué ser así.
…Eres un espejo de la verdad, en el que Dios mismo brilla en perfecta luz…. Su Mente resplandece todavía sobre ti y no puede sino resplandecer a través de ti. Tu ego no puede impedir que Dios resplandezca sobre ti, pero si puede impedirte que le dejes resplandecer a través de ti.



Extraído de Un Curso De Milagros.  Capt. 4. Apt. IV Esto no tiene por qué ser así. Pag 69

lunes, 22 de enero de 2018

Por el perdón en todas tus relaciones, ultima parte

Por el perdón en todas tus relaciones

(MITAKUYE OYASIN)
Ultima parte


La gran enseñanza de UCDM es el Verdadero Perdón, que es el perdón que en un sentido cuántico “deshace” el ego, restaurando la verdad en tu mente. UCDM habla así acerca de él: “Mediante tu perdón vuelves a recordar la verdad acerca de ti. En tu perdón reside tu salvación. El perdón reconoce que lo que pensaste que tu hermano te había hecho, en realidad nunca ocurrió. El perdón no perdona pecados, otorgándoles así realidad. Simplemente ve que no hubo pecado. Y desde este punto de vista todos tus pecados quedan perdonados”. Y como dice en el libro Tu Realidad Inmortal: “Si no hay mundo, entonces no hay nada que perdonar, y reconocer este hecho en los eventos, situaciones y personas que ves, es verdadero perdón, porque ahora no estás perdonando a la gente por cosas que han hecho realmente, estás reconociendo que en realidad no han hecho nada. De modo que te estás perdonando por soñarlos. Esta distinción es vital. Sin ella, estás practicando el antiguo tipo de perdón, que no puede deshacer el ego, te estás uniendo al sistema de pensamiento del ego y, por lo tanto, encadenándote de por vida al ciclo de sufrimiento y culpa a través de la razón y el ataque. Recuerda: el mundo que ves no es más que una ilusión de un mundo, forma parte de la percepción y del sistema de pensamiento del ego. Dios no lo creó, pues lo que Él crea debe ser tan eterno como Él”.
Así que presta atención, pues el ego quiere que busques fuera de ti para que así nunca halles la respuesta, nunca halles la felicidad y sigas eternamente buscando sin hallar. No debes caer en el tipo de perdón del ego, que es la forma ineficaz y tradicional de perdonar a los demás que predomina en el mundo. UCDM dice: “El plan del ego para la salvación se basa en abrigar resentimientos”. Mantiene que, si tal persona actuara o hablara de otra manera, o si tal o cual acontecimiento o circunstancia externa cambiase, tú te salvarías. De este modo, la fuente de la salvación se percibe constantemente como algo externo a ti. Cada resentimiento que abrigas es una declaración y una aseveración en la que crees, que reza así: “Si esto fuese diferente, yo me salvaría”. El cambio de mentalidad necesario para la salvación, por lo tanto, se lo exiges a todo el mundo y a todas las cosas excepto a ti mismo.
El papel de tu mente en este plan consiste en determinar qué es lo que tiene que cambiar (a excepción de ella misma) para que tú te puedas salvar. De acuerdo con este plan demente, cualquier cosa que se perciba como una fuente de salvación es aceptable, siempre y cuando no sea eficaz. Eso garantiza que la infructuosa búsqueda continúe, pues se mantiene viva la ilusión de que, si bien esta posibilidad siempre ha fallado, aún hay motivo para pensar que podemos hallar lo que buscamos en otra parte y en otras cosas. Puede que otra persona nos resulte mejor o que otra situación tal vez nos brinde éxito. Tal es el plan del ego para tu salvación. La doctrina básica del ego reza: “Busca, pero no halles. Pues, ¿qué mejor garantía puede haber de que no hallarás la salvación, que canalizar todos tus esfuerzos fuera de ti buscándola donde no está?”.
UCDM te dice: “No busques fuera de ti mismo. ¿Preferirías tener razón a ser feliz? Alégrate de que se te diga dónde reside la felicidad y no la sigas buscando por más tiempo en ningún otro lugar, pues buscarás en vano. Mas se te ha concedido conocer la verdad y saber que no la debes buscar fuera de ti mismo”.
Llevamos como una hora hablando del perdón y de Un Curso De Milagros, pero aquí nadie ha hablado de milagros; y si es un curso de milagros: ¿Dónde están los milagros? ¿Qué es un milagro? En este curso la definición de milagro no tiene nada que ver con resucitar muertos ni convertir el agua en vino; en este curso, un milagro es cuando alguien, aunque sea por un instante, deja de ver a través del miedo para ver desde el amor. Un milagro es la aplicación del verdadero perdón. Como dice exactamente en el texto: “Los milagros son parte de una cadena eslabonada de perdón que, una vez completada, es la Expiación. La Expiación opera todo el tiempo y en todas las dimensiones del tiempo. Los milagros representan tu liberación del miedo. “Expiar” significa “des-hacer”. Deshacer el miedo es un aspecto esencial del poder expiatorio de los milagros”.
Aquí, en la sala, hay alguna persona que me conoce un poco, y sabe que yo siento especial simpatía y cariño hacia los nativos norteamericanos, su tradición y espiritualidad, más en concreto hacia el pueblo Lakota, aunque la verdad es que no sé mucho acerca de ellos. Una de las cosas que dice esta gente en sus ceremonias es: “Mitakuye Oyasin”, es como un rezo por la relaciones, significaría algo así como “por todas mis relaciones”. Mitákuye Oyásin representa la convivencia pacífica e inteligente entre la gente, los seres y la naturaleza. “Dios” y “Gran Espíritu” son lo mismo, lo único distinto son los nombres. Creo que tenían un conocimiento bastante amplio acerca de lo que es la unidad y lo que significa estar en paz, y estar en paz, para ellos significaba tener una relaciones sanas con los demás, santas y perdonadas.
Como dice en La Desaparición del Universo: “En este mundo, incluso en la unión sigue habiendo separación. Para producir esto, el ego creó las relaciones especiales. La dualidad viene acompañada por el amor especial y el odio especial. Ahora el amor es selectivo más que omniabarcante, por eso, en realidad no es amor, aunque pasa por serlo. Cuando pareces entrar en encarnación, eres inmediatamente parte de algún tipo de familia, lo que significa que no eres parte de otras familias: clases económicas, culturas, grupos étnicos y países, partidos políticos, equipos de fútbol o fan de grupos de música. Ya eres, en muchos sentidos, diferente de los demás. Incluso existe la competencia entre familias, partes de familias e individuos dentro de las familias. Lo cual es extensible a cualquier aspecto de esta aparente vida. El ego ha dispuesto a las personas y grupos unos contra otros a lo largo de todo su guión de la Historia del Universo, garantizando que la escenificación de la separación y la proyección de la culpabilidad inconsciente se lleve a cabo de múltiples modos en las relaciones individuales”.
Siempre se trata de librarnos de la culpabilidad inconsciente y para ello, antes o después, la cosa termina volviendo al perdón de las relaciones. Como dice en Tu Realidad Inmortal:  
“No importa con quién sea ni de que tipo de relación se trate. Ya sea de amor especial o de odio especial. Aunque la relación parezca ser mala y las cosas sean terribles al nivel de la forma, no importa. Una relación exitosa es aquella en la que estás perdonando o has perdonado a la otra persona. Esto es todo lo que hace falta para poder transformarla en una relación santa... El más santo de todos los lugares de La Tierra es aquel donde un viejo odio se ha convertido en un perdón presente”. Así que perdona, pues en todas tus relaciones, cuando perdonas a los demás, en realidad eres tú quien está siendo perdonado. Porque sólo te juzgas a ti mismo y sólo te perdonas a ti mismo. Al perdonar al otro, estás perdonando tu propio juicio proyectado fuera. El único modo de perdonar lo que está dentro es perdonar lo que parece estar fuera y sólo la práctica del verdadero perdón te traerá la paz y la felicidad de verdad.
Y la aplicación del verdadero perdón, como dice La Desaparición del Universo, consta de tres pasos:
1º Recuerda que estás soñando, eres el autor del sueño y has hecho que los personajes actúen fuera de ti para poder ver tu culpabilidad inconsciente fuera de ti; si recuerdas que estás soñando, entonces ahí fuera no hay nada más que una proyección.
2º Cuando ya eres tú la causa y no el efecto, perdona tanto a tus imágenes proyectadas como a ti mismo por haberlas soñado. Recuerda: tal como le veas a él, te verás a ti mismo.  
3º Confía en el Espíritu Santo y elige su fuerza, su sistema de pensamiento.
Como leemos en La Desaparición del Universo: “No tienes que tratar de ser amoroso. Si perdonas, el amor se revela de manera natural, porque amor es lo que eres. Aunque hayas sido insultado, golpeado o engañado, y te duela, si estás dispuesto a perdonar, el dolor no dura ni la mitad del tiempo. ¡Sólo por eso merecería la pena practicar el perdón que el Curso ofrece!”.
Por el perdón de todas tus relaciones.

Mitakuye Oyasin.

Fin

Julio Martín Segura

sábado, 20 de enero de 2018

Por el perdón en todas tus relaciones, parte III

Por el perdón en todas tus relaciones

(MITAKUYE OYASIN)  parte III


Un Curso De Milagros va en esta dirección, dice que somos UNO, UNO en Puro Espíritu o Dios, que son sinónimos. Una de las cosas que tiene UCDM es su propia definición de algunos términos que estamos acostumbrados a usar de otra forma, por lo que es conveniente revisar dichas definiciones al estudiar UCDM y compararlas con las definiciones que uno mismo tiene de esos conceptos desde una óptica externa al curso.
Jugando con las palabras, en el momento en el que de la unidad se produce la aparente separación y la individualidad, se crea la dualidad, así pasamos de la unidad a la dualidad, el bien y el mal. Lo cual crea en la mente dos sistemas de pensamiento: uno que se basa en el miedo, la culpa y la separación (que se conoce en el curso como “ego” o “mente incorrecta”); y el otro, totalmente opuesto, que se basa en la inocencia, el amor y la unidad (que se le conoce como Espíritu Santo o “mente correcta”). De este último nos hemos olvidado, como la gota que se olvida de quién es al caer en el papel y, como hemos visto antes, inconscientemente nos regimos por el sistema de pensamiento del “ego”, que se basa en el miedo y en que todo gire en torno a él: miedo a que no me den trabajo, miedo a que no tenga dinero, miedo a que mi mujer me deje, miedo a que mi hijo se muera, miedo a que mi hijo sea tonto, miedo a que mi hijo sea listo, miedo a que no me quieran, miedo a caer enfermo, miedo a que mi equipo pierda el partido, miedo al amor, miedo a suspender un examen, o a que me rechacen… yo que sé, a cualquier cosa importante o absurda, a cualquier cosa que se nos ocurra; y da igual que sea un miedo profundo o una leve molestia, si existe, estás en la mente incorrecta, pues la paz que proviene de la unidad, del amor y de la inocencia es absoluta. La paz del espíritu es inquebrantable, cualquier mínima sensación de incomodidad viene del ego, de la separación: miedo, culpa, juicio, lucha, razón… Pero tenemos que vivir y convivir, y en el día a día ¿cómo no vamos a usar la razón? En La Desaparición del Universo leemos: “Cuando el Curso habla de no juzgar a tu hermano, se refiere a que no le condenes. Obviamente, tienes que emitir juicios hasta para cruzar la calle. No estamos hablando de abandonar ese tipo de juicio. Sin él, no podrías siquiera salir de la cama por la mañana. El Curso no va en contra del sentido común. Juzga las ideas pero no a las personas. Y a continuación, acepta las ideas verdaderas”.
Esta presentación tiene un título: “Del miedo al amor, a través del perdón”. Como hemos visto con las meditaciones, nuestro inconsciente rige nuestra actitud y condiciona nuestra vida desde el miedo y la culpa. Para pasar del sistema de pensamiento basado en el miedo, al sistema de pensamiento basado en el amor, según Un Curso de Milagros, la herramienta a utilizar es el perdón. El curso en sí, lo que hace básicamente es, a través de unos ejercicios mentales, cambiar de un sistema de pensamiento basado en el miedo a otro basado en el amor, con los innumerables beneficios que esto conlleva. Entonces tenemos dos sistemas de pensamiento y dos tipos de perdón. El perdón del ego se basa en su supervivencia y tiene su origen en el miedo, la culpa y la separación; su práctica nos mantiene en el miedo de por vida. Este tipo de perdón es algo así: “Tú (o quien sea) lo has hecho mal, pero yo te perdono”. Esto sólo consigue que las creencias sobre la separación sigan reciclándose en nuestra mente inconsciente. En realidad, esto no es perdón. El tipo de sistema de pensamiento del ego se basa en la dualidad.
Al perdón que te lleva a la paz absoluta y permanente se le conoce como el Verdadero Perdón, y es un perdón que reconoce el amor, la inocencia y la unidad, que es la base del sistema de pensamiento del Espíritu Santo, el cual te llevará a lo que se conoce como “la no dualidad pura”, y a recordar la verdad acerca de ti. Para UCDM nuestra verdad reside en Puro Espíritu o Dios, los cuales, como dijimos antes, son sinónimos. La palabra “Dios” suele generar rechazo o resistencias por el concepto transmitido por la iglesia. UCDM tiene su propio concepto: “Dios es sólo amor, y si esto genera resistencia o rechazo, es porque es el miedo del ego el que se está manifestando”.
Como dice La Desaparición del Universo: “El estado de casi todo el mundo es el de dualismo. Existen dos mundos y ambos son verdad: el mundo de Dios y el mundo del hombre. Dios está afuera y separado del hombre. Hay un sujeto (tú) y un objeto (todo lo demás). Esta actitud ha quedado bien expresada en el modelo de la física newtoniana. Hay una creencia en el bien y el mal. Necesariamente, la actitud hacia Dios que acompaña esta actitud de aprendizaje es que Él está en alguna parte fuera de ti. Ahí estás tú y Dios, aparentemente separados el uno del otro. Tu mente dividida ha asignado inconscientemente a Dios las mismas cualidades que posee tu mente aparentemente separada. Así Dios y los mensajes que parecen venir de Él se hallan en conflicto. Por eso se considera que Dios es al mismo tiempo compasivo e iracundo. Es al mismo tiempo amoroso y un asesino, dependiendo, al parecer, de su estado de ánimo. Ésta puede ser una buena descripción del conflicto de la mente dualista, pero no es una descripción de Dios.
Si uno quiere experimentar el amor de Dios, las enseñanzas del dualismo deben llevar progresivamente a las enseñanzas y prácticas en último término del “no dualismo puro”.
La física newtoniana mantenía que los objetos eran reales, que estaban fuera de ti y llevaban una existencia separada. La física cuántica demuestra que esto no es cierto. El universo no es lo que supones que es; cada una de las cosas que parece existir es en realidad pensamiento inseparable. A nivel subatómico ni siquiera puedes observar algo sin producir un cambio en ello. Todo está en tu mente, incluido tu cuerpo. La mente que lo está pensando todo es una sola mente y esa mente está completamente fuera del tiempo y del espacio. Lo que no ha enseñado casi ninguna disciplina filosófica, salvo una, es una verdad raras veces aceptada: el hecho de que esta mente, en sí misma, también es una ilusión.

El “no dualismo puro” reconoce que cualquier cosa que venga de Dios debe ser exactamente como Él. Dios no podría crear nada que no fuera perfecto porque, de otro modo, él no sería perfecto. Si Dios es eterno y perfecto, entonces, por definición, cualquier cosa que cree tiene que ser eterna y perfecta. Evidentemente no hay nada en este mundo que sea perfecto y eterno, la conclusión es lógica: Dios no creó este mundo. Dios es Amor perfecto y no es nada más”. 

Continuará........


Julio Martín Segura

lunes, 15 de enero de 2018

Por el perdón en todas tus relaciones, Parte II

Por el perdón en todas tus relaciones

(MITAKUYE OYASIN)
Parte II

Ahora os voy a preguntar: ¿Preferiríais tener Razón a ser Felices? La mayoría de vosotros, al igual que hice yo, habéis dicho que vuestra elección es ser felices. Pero ahora vamos a ver si eso es así en realidad. Cerrad los ojos, relajaos, respirad varias veces profundamente, y recapitulad, revivid las diferentes situaciones cotidianas en vuestro día de hoy, desde este momento hacia atrás, y sed sinceros: ¿Cuántas veces habéis elegido tener la razón? Ya sea una cuestión trivial o de suma importancia; ya sea de tráfico, ya sea sobre un estilo de música… que si el rock es mejor que el pop; que si la educación privada o la pública, que si el vestido rojo o el azul, que si tu marido debía haber fregado los platos o tu hija tenía que haber vuelto a casa cuando le dijiste, o que si todos los políticos son iguales o no. La respuesta es interna, es para vosotros, sed sinceros y dejad que salga de forma automática, sin juzgarla, para que así podáis ver cuál es vuestro verdadero patrón de respuesta en la vida, y si éste está más acorde con tener la razón o con ser feliz. Más de uno os habéis dado cuenta de que, en el día a día, en realidad elegís tener la razón en lugar de ser felices. Ésta es una elección inconsciente (prácticamente la totalidad de tu mente es inconsciente para ti).
A mí me pasó eso mismo: yo pensaba que quería ser feliz, pero luego me di cuenta de que en realidad, en mi día a día, lo que yo quería era tener la razón, y la felicidad la dejaba fuera de mi escala real de valores. Ya fuera con mi mujer, con mis hijas, con los compañeros de trabajo… daba igual, me di cuenta de que en realidad mi vida la estaba manejando una parte de mí de la cual no soy consciente, y de que uno de sus parámetros de acción era “tener la razón”.

Ahora os pregunto: ¿Por qué creéis que elegimos tener la razón? Lo que nos ofrece tener la razón es como una sensación de felicidad, de victoria, pero: ¿Cuánto tiempo creéis que uno puede mantener esa sensación de felicidad que proviene de tener la razón? Hasta la siguiente situación que la vida te ponga delante y esto es algo que sucede constantemente. Como nos aporta esa aparente felicidad, es como una droga y queremos mantener esa sensación ahí, de por vida; eso supone entrar en una lucha, defensa y ataque: yo defiendo mi postura y ataco la del otro, yo quiero tener la razón porque así creo ser feliz y me va a dar igual; voy a atacar tu postura o, cuanto menos, voy a defender la mía… Es una respuesta automática. Detrás de éste conflicto está el juicio: lo que está bien y lo que está mal. ¿Tú te crees capaz de defender algo que está mal? Si yo tengo que defender una postura para tener la razón a toda costa por esa aparente felicidad, lo que yo defiendo debe ser bueno. ¿Qué sucederá si en la próxima situación consciente o inconscientemente no tienes la razón? Cuando uno no tiene la razón, en teoría pierde la lucha, por lo tanto, su juicio viene a decirle que es malo aquello que estaba defendiendo; y aunque las leyes digan que uno es inocente hasta que se demuestre lo contrario… ¿qué pasa en los juicios? “Culpa, culpa, he hecho algo mal, soy culpable”. Eso está ahí, lo veamos o no, inconscientemente está presente, y es porque nuestro inconsciente trae información de generaciones y generaciones, y de arquetipos y simbologías, por ello sabe que atacar, a la larga, significa ser culpable, y que defender, es en realidad la otra cara de la misma moneda y conlleva también un sentimiento de culpa. ¿Crees que alguien que realmente siente que es inocente necesita defenderse? ¿Y si soy culpable? ¿Qué sucede en los juicios cuando alguien es culpable? Que le viene el castigo, el cual genera miedo y si tú tienes miedo de algo, ¿qué haces? Te separas de ello, te proteges, creas una coraza, una identidad que te proteja. ¿Y cómo y por qué hacemos esto? Con dos mecanismos que tenemos para lidiar con la culpa y con el miedo. El primero es la negación: lo niego, yo eso no lo tengo, se esconde, se guarda en el inconsciente para dejar de ver que está ahí; y el segundo mecanismo es la proyección: ponerlo fuera, en el exterior, de manera que parezca no tener relación alguna contigo; sería algo así como: “Yo no tengo culpa, la culpa la tienes tú o él…”, el caso es sacarlo fuera; eso lo que consigue es crear una identidad, una individualidad. Mi identidad seguirá siendo siempre y cuando yo me diferencie de los demás, si yo no me diferencio de los demás, no sé quién soy, hay una fusión, si somos iguales, no hay diferencias, desaparezco; es como dos gotas de agua, si las juntamos, son una sola gota de agua, no hay diferencias, no hay identidad distinta. ¿Qué hacen las gotas de agua para diferenciarse, separarse y tomar una identidad? Una gota de agua cae en un trozo de papel y se funde con el papel, y otra gota de agua cae en un trozo de pan y se funde con el pan, a partir de ese momento se identifican con la forma, nace la identidad, se olvidan de que son una y comienza la lucha por tener la razón para mantener la separación; entonces el papel dice: “yo soy blanco y tú eres marrón”, refiriéndose al pan, “no somos iguales, yo soy de celulosa, tú eres de harina; no somos iguales, yo sirvo para pintar y tú para comer, no somos iguales…”, y no se están centrando en lo que les une realmente, se olvidaron de que son dos gotas, que son lo mismo y son una, así que seguir diferenciándose y separándose es la única manera que tienen de seguir existiendo. Aunque esto lo hemos desplegado así, desde la razón hasta la separación, en realidad va al revés, quiero decir, que en esa unidad de la que hablamos, siguiendo la metáfora del agua, todo el mar por ejemplo, que es toda UNA gran inmensidad de agua, sería lo que UCDM conoce como “Puro Espíritu” o Dios, la unidad. Hay un momento en que se le ocurre una idea un poco extraña, algo así como: ¿Qué pasaría si me separo? Entonces se imagina separándose, se imagina que es una gota separada del gran UNO que es todo el mar; aunque es exactamente igual que el resto del mar, esa gota se cae en un trozo de papel y ya se olvida de que es agua y ya se cree que es papel, se identifica y se individualiza, cree que es celulosa, de color blanco, con la función que sea: para pintar o limpiar o cualquier cualidad que pueda tener un trozo de papel y, justo en el momento en que se separa, le entra el miedo, porque ahora está sola, le entra la culpa y juzga que ha hecho algo mal, entra en conflicto por tener la razón para obtener la felicidad que perdió al separarse del mar, del todo, del UNO. 

Continuará.......

miércoles, 10 de enero de 2018

Por el perdón en todas de tus relaciones, parte I

Por el perdón en todas tus relaciones
(MITAKUYE OYASIN)  Parte I



Junio de 2015.
 A principios de este mes sentí que el libro que tienes en tus manos ya estaba listo para editarlo y sacarlo a la luz. Me puse manos a la obra y, obviamente, una cosa que había que hacer era convertir en libro lo que hasta entonces era un borrador, así como elaborar la portada y contraportada del mismo. Por suerte, la vida puso en mi camino a una pareja que se iba a encargar, junto con Nuria, de corregir, maquetar e ilustrar el amplio documento, consiguiendo  que pareciera un libro de verdad. Gracias Santi, Diana y Nuria por aportar al libro un plus de calidad.
El caso es que desde que conozco las Plantas Sagradas, así como Un Curso De Milagros y El Verdadero Perdón, no paro de hablar del tema, de forma cotidiana y coloquial, con casi cualquiera que se me cruce en el camino, cosa que, obviamente, también hago en este libro. Un par de semanas atrás, en pleno proceso de edición, me vino un pensamiento a la mente, me decía: “No paras de hablar del perdón y de Un Curso De Milagros en el libro, pero ¿realmente crees que el que lea el libro, tal y como está, entenderá qué es el perdón del que hablas? Creo que tienes que escribir un último capítulo”.
Estuve dándole vueltas al tema, me parecía que era un poco complicado escribir sobre El Verdadero Perdón y Un Curso De Milagros. No sabía cómo empezar ni cómo ordenar todas mis ideas para desarrollarlo de manera estructurada y comprensible. Pero “casualmente”, durante el pasado mes de mayo, tres personas diferentes me pidieron que diera una charla sobre estas dos cuestiones. A la primera le dije que no; a la segunda le dije que tal vez; pero ya con la tercera, sentí que tenía que acceder y dejarme llevar, así que la respuesta fue un “sí”. Como ya llevaba un tiempo preparando dichas charlas, lo único que tenía que hacer era transcribirlas y ya tendría el último capítulo. Lo que viene a continuación es la transcripción de una charla en Denia, el pasado 24 de junio de 2015, que tuvo por título: “Del Miedo al Amor, a través del perdón”.
“Bueno, muchas gracias por venir a esta charla sobre Un Curso De Milagros y El Perdón, básicamente porque me dais la oportunidad de hablar de algo que me encanta y también porque así me sirve para recordármelo a mí mismo. Le hemos puesto como título: “Del Miedo al Amor, a través del perdón”, e intentaré dejar claro el porqué del título. ¿Hay alguien que no sepa nada acerca de qué es UCDM? La idea de esta charla es mostraros cómo el inconsciente, en muchas ocasiones, gobierna nuestra vida sin darnos cuenta. ¿Hacia dónde nos lleva eso, cómo nos afecta y qué beneficios nos ofrece la práctica del perdón, según UCDM? Os pongo en antecedentes con brevedad. Allá por el año 2002 empecé a pensar que debía haber otra manera de vivir, era como que mi día a día se me hacía insuficiente. “No, no”, me decía, “tiene que haber algo más, tiene que haber otra manera de hacer las cosas”, y ahí empecé a buscar diferentes herramientas, conceptos y tradiciones del llamado mundo “espiritual”. En 2008 me encontré con Un Curso de Milagros y, posteriormente, seguí buscando otras “herramientas”, otras tradiciones. De todas las herramientas con las que me he topado en la vida, algunas de ellas muy bonitas e interesantes, sin duda alguna me quedo con el curso, pues es lo que más me ha llegado al corazón, lo que más ayuda me ha aportado, lo que más paz me trae y lo que mayor comprensión me aporta en cuanto a lo que soy y somos, y al “qué me sucede”. Después de unos años estudiándolo por mi cuenta, la vida me ha puesto aquí para compartir con vosotros mi comprensión de lo que es Un Curso De Milagros. Mi intención es hacerlo de una forma lo más sencilla y comprensible posible.

Lo primero que voy a hacer, para los que no tenemos ni idea de lo que es UCDM, es leer una parte de la introducción, para que nos vayamos situando, captando un poco la idea y la perspectiva de lo que es: “Este curso no pretende enseñar el significado del amor, pues eso está más allá de lo que se puede enseñar. Pretende, no obstante, despejar los obstáculos que impiden experimentar la presencia del amor, el cual es tu herencia natural. Lo opuesto al amor es el miedo, pero aquello que todo lo abarca no puede tener opuestos”. Entonces, ¿el curso de qué trata? De alguna manera se encarga de despejar esas barreras que nos impiden reconocer cuál es nuestro verdadero ser; y nuestro verdadero ser, según UCDM, es el espíritu, el cual es sólo amor.  

Seguira.....

Julio Martín Segura

La imagen está extraída de https://www.guioteca.com/alma/el-despertar-espiritual-una-constante-y-ancestral-invitacion/

sábado, 4 de febrero de 2017